Playa de Castell

La playa de Castell o Es Castell se encuentra dentro del espacio de interés natural de Castell-Cap Roig. Entre campos y bosques, un arenal de más de 300 metros de longitud de arena dorada de grano fino en forma de media luna, es un tesoro natural en plena Costa Brava.

Ubicada muy cerca de la localidad de Palamós, en la comarca Baix Empordà, es uno de los últimos arenales extensos que se mantiene virgen en la Costa Brava, y un caso ejemplar de preservación del entorno natural gracias a la lucha vecinal, que consiguió en los años 90 mantenerla libre de urbanizaciones.

Cuenta con todos los servicios necesarios: puesto de salvamento, pasarelas para personas con movilidad reducida, bar, servicios, duchas y un amplio aparcamiento a poca distancia de la playa (de pago en la temporada de verano, por ser una playa de alta ocupación en esta época).

Muy cerca de la playa, en un pequeño montículo elevado, se encuentra también los restos del poblado ibérico de Castell del siglo VI a C, que os permitirán disfrutar en una sola visita de naturaleza e historia. Continuando el camino del yacimiento se llega a la pequeña y bonita cala de la Foradada, de aguas transparentes y cristalinas, que la hacen especialmente recomendada para hacer submarinismo. Otros atractivos importantes en sus cercanías son las masías catalanas de época, el estudio de pintura de Salvador Dalí o la casa del internacionalmente conocido pintor Josep Maria Sert.