Pueblos medievales

En la zona del Baix Empordà se encuentran las poblaciones de Pals y Peratallada, villas medievales con un encanto especial.

Del antiguo núcleo de Pals destacamos la Torre de les Hores –una torre románica circular–, la iglesia de Sant Pere y toda una serie de detalles arquitectónicos allí donde mires. Increibles son también las vistas desde el mirador del Pedró, que abarcan las islas Medes, el Montgrí, el Canigó y la Albera. 

A pocos kilómetros, en Peratallada, te espera un antiguo núcleo fortificado muy bien conservado. Pasea sin prisas por sus calles, descubre su torre del homenaje, fíjate bien en los detalles góticos de todo el pueblo y déjate llevar por sus calles hasta la plaza Major, preciosa e inolvidable.